Últimamente muchas personas nos comentan que el mayor problema de realizar labores de limpieza reside en la pereza y monotonía de su desarrollo. Es por eso que esta vez hemos consultado con diferentes profesionales de Tot-Net para que sean ellos quienes nos aconsejen sobre las motivaciones que usan para ser unos auténticos profesionales de la limpieza!

Pon atención a los siguientes consejos:

– Sé ordenado una vez y el resto será más fácil. Muchas veces, el tener que ordenar una habitación o salón se debe a que no hemos sido organizados desde un principio. Para solucionarlo, ¡puede bastar con que lo clasifiques todo una primera vez y después seguir el hilo! Por ejemplo, utiliza cada cajón de tu armario para una cosa concreta y llénalo con el paso del tiempo, pero sólo con ese tipo de objetos o ropa. ¡Ahorrarás tiempo en acordarte de dónde las tienes la próxima vez!

– La música es clave contra la pereza. ¿Aburrido al pensar en ordenar el salón o la ropa de la colada? Solución muy sencilla, teléfono móvil o mp3, música descargada u on-line y unos auriculares. ¡No necesitas nada más para hacer más llevadera la tarea dejándote llevar por el ritmo de las canciones que más te motiven!

– Aprovecha bien el tiempo. Si no quieres estar toda la tarde realizando tareas, puedes aprovechar y realizar varias acciones a la vez gestionando bien el tiempo. Si estás con algo en el horno o en la lavadora, aprovecha para pasar el aspirador y la fregona, con lo que no tienes que esperar a terminar una para empezar la otra, ¡iniciando un efecto cadena que te lleve todo el día!

– La psicología de las listas de tareas. Muchas veces empezamos a pensar en todo lo que tenemos que hacer y nos abrumamos pensando que son tantas que no podremos sobrellevarlo. Aunque cueste creer, tenerlo anotado todo en una lista y ver su extensión real, puede ayudarnos a motivarnos y empezarlas con más ganas, ya que será menor de lo que esperábamos en un inicio.

– Poco a poco. Un gran porcentaje de personas deja todas las tareas domésticas para un único día a la semana. En caso de poder permitírtelo por tus horarios, no dudes en aprovechar pequeños espacios de tiempo en el hogar para ir realizando algunas de estas tareas entre semana. Se coge la costumbre fácilmente y el fin de semana tendrás mucho más tiempo para desconectar de la rutina semanal.