sectorES

Limpieza en la Industria Química y Farmacéutica

Tot-net dispone de la capacidad y los medios adecuados para cubrir las necesidades de limpieza e higienización de las instalaciones, bien sean zonas de uso común, laboratorios o salas de aire tratado de alta exigencia.

Nuestros equipos pueden ocuparse, además, de la toma de muestras para los análisis de seguimiento y de control bacteriológico. También ofrecemos nuestros recursos y experiencia para la creación o mejora de los PNTs de nuestros clientes.

Tot-Net pone a disposición de las empresas del sector químico y farmacéutico el servicio de limpieza cumpliendo protocolos exigidos para:

También se cuenta con recursos y experiencia para asesorar a los clientes en la redacción de los PNTs (Procedimientos Normalizados de Trabajo) aplicables a sus laboratorios.

Tot-Net cumple con los procesos de las Certificaciones GMP y GDP.
Limpieza de silos y depósitos

tAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR...

Limpiezas Técnicas

En Tot-Net, entendemos por limpiezas técnicas, la que complementan a la limpieza ordinaria en los diferentes espacios y sectores donde se presta el servicio: la maquinaria, los bienes de equipo y las instalaciones industriales suelen ser las zonas preferentes de actuación. 

SOLICITE PRESUPUESTO

Llámenos al teléfono 900 330 099 o escríbenos y cuéntanos qué necesitas. 

Nos esforzamos por proporcionar a cada cliente un servicio único y personalizado. Obtendrás un presupuesto de limpieza a medida y adaptado a tus necesidades. 

dudas-química y farmacéutica

Preguntas Frecuentes

Todo lo que necesitas saber

La limpieza química es la que se lleva a cabo sobre equipos pertenecientes a la industria química. Para ello se procede a la eliminación de la suciedad que se encuentra depositada o incrustada en dichos equipos y que, en consecuencia, puede alterar el buen funcionamiento de los mismos.

Se trata de una tarea totalmente especializada que siempre debe realizarse por parte de profesionales especializados en limpieza química ya que, de lo contrario, el uso de productos inadecuados puede ocasionar daños irreparables en los sistemas de funcionamiento de los equipos.

Sí se puede establecer un plan de limpieza y desinfección para la industria farmacéutica; no obstante, antes de trazarlo, todo aquello relacionado con la seguridad debe quedar claramente establecido. Una vez contamos con ello, son varias las etapas que deberían estar incluidas en un plan de este tipo:

– Realizar una limpieza previa para eliminar la suciedad más evidente.

– Aplicar sustancias jabonosas para un mejor desprendimiento de la suciedad.

– Enjuagar dichas sustancias con agua y a una presión media-baja que no genere ningún tipo de nebulización.

– Usar productos desinfectantes que eliminen todos aquellos microorganismos que se encuentren presentes en las superficies.

– Enjuagar los desinfectantes para evitar que contaminen los productos que se fabriquen con posterioridad.

– Secar las superficies para evitar el crecimiento de bacterias.

Todos aquellos equipos que pertenecen a la industria química son susceptibles de ser tratados a través de la denominada limpieza química. Para proceder con ella de forma apropiada hay que eliminar la suciedad que se deposita e incrusta en los equipos, ya que esta podría alterar el funcionamiento de estos.

Este tipo de limpieza debe ser llevada a cabo por profesionales especializados que sepan cómo manipular los productos para evitar daños irreparables que podrían producirse en los equipos tratados.

La validación de la limpieza y sanitización en la industria farmacéutica es un proceso esencial, ya que su objetivo es demostrar que los procesos que se han llevado a cabo cumplen con los requerimientos de calidad previamente establecidos en el programa.

La validación se convierte, pues, en un parte sobre las buenas prácticas aplicadas en los procesos y es esencial para que el proceso de fabricación y la calidad de un producto estén garantizados.

La importancia de la limpieza y sanitización en la industria farmacéutica se encuentra en el hecho de que se trata de procedimientos fundamentales para la reducción de cualquier tipo de riesgo en los productos finales – especialmente cuando pasan por el área de envasado.

Con una correcta implementación se garantiza la inocuidad, confiabilidad y seguridad del producto, además de poder mantener un control estricto de los índices microbiológicos que puedan afectar la calidad del producto final.

Los servicios que se proveen para la limpieza de la industria química incluyen la limpieza de probetas, decantadores, básculas y otros útiles de laboratorio, la limpieza y esterilización de salas blancas, el uso de filtros HEPA y HUPA para equipos de aspiración, la limpieza de conductos de aire y ventilación, la limpieza de depósitos y cubas, o la limpieza y desinfección de silos, entre muchos otros.

Las salas de aire tratado o salas blancas del sector farmacéutico deben mantener unas condiciones puras de limpieza y desinfección especifica. Además, es muy importante que todos los instrumentos de limpieza que se empleen sean exclusivos para esta zona y tendrán que ser previamente esterilizados antes de poder ser introducidos en este tipo de salas. Se evitará también el acceso con comida y bebida o mochilas y bolsas.

Asimismo, es imprescindible seguir unas normas de vestuario muy estrictas y asegurarse de pisar una alfombra especifica que recoge partículas de suciedad del exterior.

En cuanto a los materiales y productos de limpieza a utilizar, deben ser especiales y adecuados para el tipo de sala blanca que tenga que limpiarse.  Los más utilizados son aspiradores especiales de filtro, bayetas de microfibra y mopas de microfibra. A partir de aquí se retirarán los residuos de la sala y se colocarán en una bolsa doble, se limpiarán paredes y mobiliario, se fregará con un doble cubo o con mopa de microfibra y se limpiará el fregadero (en caso de haber alguno en la sala).

La limpieza farmacéutica, o, mejor dicho: la limpieza de un local que aloja una farmacia, debe estar sujeta a ciertos aspectos que se deben tener muy en cuenta:

  •          Cuando realizarla: la zona exterior no podrá limpiarse durante el horario comercial para no entorpecer la atención a los clientes.
  •         Qué estancias deben limpiarse: la zona exterior, la zona de almacén y los baños públicos o privados del establecimiento.
  •        Con qué periodicidad: la zona exterior requerirá una limpieza diaria, al igual que la de los baños. El almacén puede limpiarse en profundidad cuando se realice, por ejemplo, un inventario de medicamentos.

Para más información acerca del proceso de limpieza de una farmacia, no dude en contactar con nuestro departamento de atención al cliente.

La limpieza química de intercambiadores de placas se realiza a partir de la inmersión de dichas placas en sustancias químicas especiales para su higiene. Posteriormente se enjuagan y se aclaran con agua a presión.

Este tipo de limpieza facilita que las placas se vean como nuevas y funcionen como el primer día. El mantenimiento de los intercambiadores de placas es un proceso esencial y recomendable para asegurar un buen funcionamiento de estos.

La limpieza y sanitización en la industria farmacéutica deben ser detalladas en un Procedimiento Operativo Estándar para asegurar la consistencia de su puesta en práctica. Además, es importante que los procedimientos normalizados de trabajo sean lo suficientemente detallados, ya que los detergentes y desinfectantes solo son parcialmente eficaces si no se aplican correctamente. Un procedimiento Operativo Estándar debe describir:

  •         El tipo de detergentes y desinfectantes a utilizar (que sean compatibles).
  •      La frecuencia de rotación de los desinfectantes.
  •      Una lista de materiales de limpieza adecuados.
  •      Técnicas de limpieza.
  •      Horario de limpieza y frecuencia.
  •   El procedimiento para la transferencia de agentes de limpieza y desinfectantes dentro y fuera de las zonas limpias (incluido el procedimiento para la esterilización de desinfectantes).
  •      Los tiempos de permanencia de detergentes y desinfectantes.

La inclusión de estos procedimientos operativos estándar esenciales garantizará que el operativo se pueda aplicar de forma coherente en un procedimiento de limpieza y sanitización.

La limpieza química de intercambiadores de placas consiste en la inmersión de las placas que forman parte de los intercambiadores en soluciones químicas de limpieza y su posterior enjuague y aclarado haciendo uso de agua a presión.

Con este tipo de limpieza se consigue que dichas placas luzcan como nuevas y se consiga en ellas el ‘efecto espejo’ deseado que demuestra la eficacia en su limpieza.

La limpieza química del material de laboratorio no es aconsejable en algunas ocasiones ya que el uso de ciertos productos químicos puede influir de forma negativa en los métodos analíticos que con este material se puedan llevar a cabo. Este sería el caso, por ejemplo, de laboratorios de análisis de agua, donde el uso de productos químicos para la limpieza del material solo puede limitarse a las superficies de cristal.

La limpieza y desinfección de equipos de laboratorio se realiza en hornos, autoclaves, incubadoras, neveras y cabinas de flujo laminar, entre otros equipos que puedan también estar presentes.

Para la limpieza de las neveras, que se realizará una vez por semestre, por ejemplo, será necesario desalojarlas por completo, sacar todas las parrillas, cubetas y cajones y lavarlos con jabón suave con la ayuda de una esponja. A continuación se secaran todas las piezas y se procederá al lavado de la parte interna de la nevera, también con un jabón suave. Se secará con un paño absorbente.

Para finalizar, se aplicará – a través de un paño o gasa – alcohol al 78 % para la desinfección de las partes.

Para la limpieza de material de vidrio de laboratorio debe prepararse una solución de jabón líquido multiusos en agua caliente. A continuación se sumerge el material de vidrio en la solución durante 2 horas. Tras este periodo de tiempo, se friega el material haciendo uso de cepillos, escobillas o esponjas. Seguidamente, se enjuagan todas las piezas con agua para eliminar los residuos de detergente que puedan quedar.

El siguiente paso es sumergir el material en una solución desinfectante durante 5 minutos; esta será enjuagada con agua destilada. Finalmente, se procederá al secado en un horno durante 10 minutos y a una temperatura de 180 ° C.

Antes de empezar a desarrollar un plan de limpieza y desinfección en la industria farmacéutica, todos aquellos aspectos relacionados con la seguridad deben quedar claramente establecidos. A partir de aquí, el plan de limpieza y desinfección debería incluir las siguientes etapas:

–          Pre-enjuague con agua caliente o fría con el objetivo de eliminar la parte más importante de suciedad y toda la materia orgánica que este visible.

–          Aplicación de detergente para que la suciedad se desprenda de forma mucho más fácil.

–          Enjuague haciendo uso de agua potable y a presión media o baja con el objetivo de evitar nebulizaciones.

–          Aplicar el desinfectante para la eliminación de los microorganismos presentes.

–          Enjuague del desinfectante para evitar que este contamine los productos que se fabriquen a posteriori.

–   Secado, muy importante para evitar que un exceso de agua favorezca el crecimiento de bacterias.

Sí, existe un protocolo para la validación de la limpieza de una industria farmacéutica y que se puede aplicar también a otros tipos de industrias. Dicho protocolo consiste en un documento donde se indica en qué forma se va a realizar la validación teniendo en cuenta parámetros como el equipo que se va a limpiar, cuales son los niveles de limpieza que se consideran aceptables, los métodos de análisis que se van a utilizar para su seguimiento y validación, y cuáles son los factores que se tendrán en cuenta para considerar la limpieza como aceptable.

Dicho protocolo debe aprobarse de forma previa a la validación.

Los principales productos que se emplean en la limpieza química son los relacionados con la limpieza de superficies, la eliminación de olores, la limpieza en seco o los desincrustantes. Dentro de ellos encontraremos distintos tipos de detergentes, desinfectantes o ambientadores.

Se trata de productos muy específicos, de base química, y con un objetivo esencial: mantener una higiene total en el entorno de la industria química para poder garantizar de este modo la limpieza de calidad que Neteges Tot Net realiza a todos sus clientes.

Para llevar a cabo, de forma efectiva, la limpieza de hornos en laboratorios, se sacaran todas las parrillas que forman parte de estos y se lavaran con jabón lavaloza. A continuación se limpiará el horno con una solución de 10 ml de jabón líquido y un litro de agua. Finalmente, se secará el horno con un paño limpio y húmedo.

Este tipo de limpieza sería necesario realizarlo, al menos, una vez cada seis meses.

¿Te interesan nuestros servicios o quieres hacernos una consulta? Estamos aquí para ayudarte.

Tot-Net, limpieza para empresas

¿Necesitas ponerte en contacto con nosotros? ​

Puedes rellenar nuestro formulario online para enviar un mensaje a nuestro equipo de Atención al Cliente.