El principal objetivo del sistema que se emplea para la limpieza de la industria alimentaria es la eliminación de todos aquellos residuos de tamaño grande que se encuentran en la superficie de los equipos. Para ello se emplea detergente apto para este tipo de limpieza con el objetivo que la capa de suciedad y de bacterias se desprenda de la superficie a limpiar. A continuación se aclara con agua para la eliminación total de la suciedad y de los restos de detergente que puedan quedar. Y finalmente se procede a la desinfección del equipo, en caso de ser requerido por el cliente.