Sí, es necesaria una validación de la limpieza en la industria alimentaria, ya que con ello nos aseguramos de que los procesos, procedimientos y métodos que se llevan a cabo son efectivos y con los resultados esperados. No obstante, ello no se debe confundir con verificación ni monitorización.

Para llevarla a cabo de forma efectiva, existe una guía especializada (EHEDG) dirigida a fabricantes alimentarios y personal a cargo de inspecciones en este tipo de industrias. La guía está dividida en 5 bloques, los esenciales en un proceso de validación.