Todos aquellos equipos que pertenecen a la industria química son susceptibles de ser tratados a través de la denominada limpieza química. Para proceder con ella de forma apropiada hay que eliminar la suciedad que se deposita e incrusta en los equipos, ya que esta podría alterar el funcionamiento de estos.

Este tipo de limpieza debe ser llevada a cabo por profesionales especializados que sepan cómo manipular los productos para evitar daños irreparables que podrían producirse en los equipos tratados.