La limpieza y desinfección de equipos de laboratorio se realiza en hornos, autoclaves, incubadoras, neveras y cabinas de flujo laminar, entre otros equipos que puedan también estar presentes.

Para la limpieza de las neveras, que se realizará una vez por semestre, por ejemplo, será necesario desalojarlas por completo, sacar todas las parrillas, cubetas y cajones y lavarlos con jabón suave con la ayuda de una esponja. A continuación se secaran todas las piezas y se procederá al lavado de la parte interna de la nevera, también con un jabón suave. Se secará con un paño absorbente.

Para finalizar, se aplicará – a través de un paño o gasa – alcohol al 78 % para la desinfección de las partes.