La suciedad que se genera normalmente en la industria propicia una limpieza de naves industriales eficiente con el objetivo de no solo mantener las superficies lo más limpias posibles, sino también asegurar la seguridad y la salud de todas aquellas personas que trabajan sobre ellas.

En consecuencia, tareas como el desengrase y la desinfección se convierten en fundamentales.